Congo: Resurgimiento de las detenciones arbitrarias

2016 12 maison d'arret de Dolisie (Congo)

Desde enero 2016, AEDH coordina el proyecto MANDAT (Movilizar y Animar los esfuerzos de la sociedad civil en la lucha contra la Detención Arbitraria y la Tortura en la República del Congo). Este proyecto, apoyado por la Unión Europea se realiza en colaboración con el Observatorio Congolés de los Derechos Humanos (OCDH). La encargada del proyecto presenta las actividades de nuestro colaborador congolés.

« Éramos 150 personas confinados en una sola celda sin poder bañarnos, ni comer cómodamente. Algunos se quedaron seis meses en ese local disciplinario, otros doce. Ninguna autoridad se ha preocupado por la situación. El Procurador de la Republica nunca ha visitado a los detenidos », declara una víctima recibida en la oficina del OCDH luego de haber pasado varios meses en detención.

Desde hace un año, la población carceral ha aumentado de manera significativa al margen de los procesos electorales (referéndum octubre 2015 sobre la reforma constitucional autorizando al presidente a ser candidato a su propia sucesión y elecciones presidenciales el 20 marzo 2016). Esta situación alarmante ilustra varias deficiencias del sistema judicial congolés: plazos legales de custodia (72 horas) y de detención preventiva (4 a 6 meses en función del caso) no respetados en la práctica; falta de regularidad para el funcionamiento normal del juicio; retrasos en la aplicación de decretos adoptados por el presidente de la republica sobre las personas que han cumplido la mitad de su pena causan problema.

La sobrepoblación en la prisión y correccional de Brazzaville y otros locales disciplinarios tiene un impacto negativo en las condiciones de detención en los establecimientos penitenciarios. Estas deben de ser consideradas como malas, puesto que no respetan las normas internacionales o nacionales sobre la protección de los detenidos, que se trate del conjunto de normas mínimas para el trato de los detenidos o del decreto nº 2011-494 del 29 de julio 2011. De enero a noviembre 2016, los miembros del OCDH han efectuado en el cuadro del proyecto MANDAT, visitas en siete localidades: Brazzaville, Nkayi, Pointe Noire, Ouesso, Dolisie, Owando y Sibiti. Una observación preocupante resultó de esas visitas. Las autoridades no parecen están en medida de enfrentar el aumento del número de detenidos y no pueden asegurar su buen trato en el plano médico y alimenticio. Muchas personas en custodia o detenidas han sido víctimas de tratos crueles, inhumanos y degradantes infligidos por los agentes de la fuerza pública. En 10 meses, el OCDH ha sobretodo documentado tres casos de muertes causadas por los malos tratos, la malnutrición o la falta de cuidados, al igual que un caso de desaparición forzada en un caso de custodia o de detención. En los dos casos reportados, los elementos de seguridad y gendarmería están acusados por actos de tortura que han causado la muerte dentro de un comisionado o de una brigada de gendarmería.

Frente a la gravedad de los hechos, los prejuicios sufridos por las víctimas y sus familias no pueden quedar impunes. Este es el objetivo del compromiso del OCDH. Cuando sus equipos de terreno identifican situaciones que necesitan intervención, interviene aportando apoyo médico, social y una asistencia jurídica para las personas víctimas de actos de tortura, malos tratos, arrestos ilegales o detención arbitraria. Once casos han sido tratados desde el inicio del proyecto.

El OCDH reclama justicia para las víctimas, y se constituye parte civil a su lado. A pesar de las dificultades encontradas durante las investigaciones de las demandas y la lentitud del proceso judicial, las iniciativas del OCDH son primordiales para defender el estado de derecho en el Congo.

 

 
Monica Ngalula
Gestor de projecto (OCDH)
Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn