Resistir: una lección colombiana

Colombie Sembrar

La asociación colombiana Sembrar cuenta con el apoyo de AEDH desde casi 20 años y de la Fundación para los Derechos Humanos desde hace dos años. Desde el 2011, nuestra organización apoya las acciones llevadas a cabo por Sembrar* en el sur del departamento de Bolívar, una región olvidada por el mundo donde la población local, que vive de la tierra, de la pesca y de la explotación familiar de las minas de oro, se ven confrontados con la violencia armada (entre guerrilla, grupos paramilitares y la fuerzas armadas colombianas) y social (confiscación de agua para la grandes explotaciones de palma, deterioración del medio ambiente por las empresas mineras ilegales…). Jean Pierre Aldeguer, que visitó en sur del Bolívar en mayo con miembros de Sembrar, nos cuenta sobre la realidad que vive esta población.

« Todas las fuerzas presentes obran directamente o indirectamente para que quitemos nuestro pueblo y nuestras tierras, pero resistimos, porque aquí es la vida” comenta Pablo que nos acoge en Micohumado, uno de los pequeños pueblos de la Sierra. Con los militantes reunidos, Claudia cuenta del primer acto de resistencia que todos recuerdan: en 2000, cuando guerrilla, ejército y grupos paramilitares habían establecido aquí uno de los frentes de combate. Los hombres habían quitado el pueblo para no ser alistados forzadamente en uno o el otro de los lados. Solo quedaban las mujeres que hablan comenzado negociaciones con la guerrilla para obtener la remoción de las minas en los caminos alrededor del pueblo y con el ejército para que las rutas se reabran y que el pueblo pueda tener sus víveres. Abandonada por el Estado, la población decidido de autogestiones, a través de la constitución de una asamblea popular que sigue existiendo hoy en día.

En Rio Viejo, en las llanuras, los problemas alrededor de las tierras de palma y del agua son intensos. Amenazas, extorsiones y acosos hacia los militantes de las asociaciones. Frente a la cantidad de casos de tentativas de extorsión, Sembrar decidió de hacer una denuncia frente a las autoridades y requerimiento para actuar. Los denunciados son los grupos armados, paramilitares o bandas criminales, que poca diferencia tienen. Una dolorosa cuestión atormenta a las víctimas: “¿Por qué son siempre los pobres, que no tiene defensa, que tienen que pagar el rescate o tienen que quitar el territorio?”. “Es juntos que nos podemos defender, no huyendo, pero resistiendo”, las palabras de Santiago, líder local, parecen dar fuerza a la comunidad. ¿Por cuánto tiempo? Una semana antes, el 7 de marzo, Sharon Mármol Tellez, hija de un dirigente agro-minero de un pueblo de la región fue secuestrada y luego encontrada muerta. Crimen impune, como muchos otros y por el cual, nuevamente, Sembrar va a hacer una denuncia. ¿Cómo no ceder, como no abandonar todo y huir hacia otra región o una gran ciudad?

Para la Federación de agrimensor y paisanos, la solidaridad pasa también por la reivindicación de servicios a la población (sobre todo agua potable), la instalación y la creación de proyectos (un almacén para guardar las producciones de arroz y de maíz, un lugar para producir el azúcar). “Mostrar que no tenemos miedo, que deseamos seguir viviendo aquí, es también construir proyectos económicos”.

El rol de Sembrar aparece como esencial a todos: sostener legalmente para la denuncia de crímenes, extorsiones y amenazas, asistir a la organización de la Federación, apoyo técnico a la creación de cooperativas: tantas acciones interdependientes.

Y sobre todo, concluyó Santiago, “en Francia, tienen que hablar de nuestra resistencia de todos los días, muestren fotos de los ríos que se secan y las represas construidas por la grandes explotaciones de tierra que confiscan nuestro agua, cuenten sobre nuestras luchas para explotar nuestras minas cooperativas frente a las explotaciones ilegales, hablen de la violencia cotidiana que afrontamos debido a la inacción del Estado frente a los que nos amenazan. Los necesitamos y contamos con ustedes”.

 

Jean-Pierre Aldeguer

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn